Classificado Incorrectamente Como Ejecutivo o el Administrador

Su empleador dice que usted no recibe las horas extras porque usted es un gerente, y como gerentes están excluidos de las horas extras. Pero, ¿son realmente un ejecutivo? Por ejemplo, si su empleador dice que su puesto de trabajo es de gerente, pero la mayoría del tiempo pasan atendiendo los clientes, usted podría tener derecho a las horas extras, porque no es por el titulo de su puesto sino por lo que realmente hace en el trabajo. Si le pagan por hora, y no sobre una base de salario, no es un ejecutivo bajo las leyes federales y las leyes del salario de Nueva York, y tienen derecho a horas extras. Si usted gana menos de $ 455 por semana, usted debe ser pagado por las horas extras. Si las funciones principales de su trabajo no implican tener al menos dos empleados bajo su mando, usted no es un ejecutivo y usted debe obtener las horas extras.

Muchas veces los gerentes y subgerentes son estafados cuando su empleador no les paga horas extras. La ley Federal de Nueva York y la ley del salario del Estado de Nueva York no permiten violaciónes a los salaries de los empleados simplemente porque su jefe le llama un gerente, cuando en verdad la mayoría del tiempo usted hace el mismo trabajo que los trabajadores "bajo su cargo " hacen. Con los años, se puede perder un montón de dinero cuando el empleador estafa su salarios de las horas extras que debería haber sido pagado. Tampoco puede el empleador tomar represalias contra ningun empleado en el Estado de Nueva York o la ciudad de Nueva York porque los empleados se quejan de que no son realmente gerentes y no les están pagando los salarios de las horas extras.

Contáctenos por medio de internet o llámenos al (212) 949-1001 si usted cree que las acciones dañinas de su empleador se debe a su clasificación incorrecta como un gerente y no le paga horas extras cuando la mayoría de sus funciones son las mismas que las personas que "supervisan". Nosotros utilizaremos nuestra experiencia de mas de 25 años para ayudar a resolver su problema por medio de negociación o por medio de los tribunales en el Estado de Nueva York o la ciudad de Nueva York.